Comunica

¿Hemos cambiado la forma en que nos comunicamos… o no tanto como parece?

¿Hemos cambiado la forma en que nos comunicamos?
¿Hemos cambiado la forma en que nos comunicamos?

2003 fue el año de la publicación de “El código Da Vinci”, de verlo todo “Bonito” por sugerencia de Jarabe de Palo y de la fabricación del último Volkswagen escarabajo. También fue el lanzamiento de MySpace, de Hi5 y de LinkedIn. ¿Recuerdas qué hacías hace 13 años? Nosotros sí, porque por aquella época Comunica Alternativas Mk iniciaba su andadura como agencia de comunicación.

Desde entonces, la sensación de vértigo que provocan los constantes cambios en las nuevas tecnologías nos lleva a pensar que todo evoluciona a un ritmo demasiado alto como para poder seguirlo
¿Quién iba a pensar cuando eran unos pocos los que tenían móvil y solo servía para llamar que se podría llegar a sufrir nomofobia por salir de casa sin él o quedarse sin batería?

Ahora tenemos muchas más vías donde encontrar y relacionarnos con familiares, amigos, trabajadores o clientes: Facebook, Twitter, WhatsApp, Snapchat… No hay duda de que el uso de estos canales ha provocado cambios en la forma en que se comunican las personas. Éstas son al fin y al cabo el motor de las redes sociales y las que provocan las transformaciones que sufren.

Está claro que han cambiado muchas cosas y seguro que seguirán cambiando en los próximos años. Pero hay algo que no cambia: la necesidad que tenemos de estar en contacto con otros. Tenemos a nuestro alcance más canales que nunca para demostrar que somos sociables por naturaleza. ¡Y lo hacemos a diario!

Esto nos lleva a pensar que la base de la comunicación es la misma hoy, hace 13 años y siempre. Porque hay cosas que cambian pero solo en la superficie. Por eso en el diseño de estrategias mantenemos la misma esencia que con nuestro primer cliente:

  • Para empezar, nos ponemos en su piel para entender qué quiere.
  • Después, analizamos necesidades y comportamiento de sus interlocutores para saber qué les interesa y dónde lo buscan y así asegurar que planificaremos acciones eficientes.
  • Y, a partir de ahí, definimos los puntos estratégicos fundamentales: qué se ofrece, a quién, de qué forma, cuándo y cómo.

¡Back to basics! La única diferencia es que, inevitablemente, nos hemos ido adaptando a los cambios que afectan a los componentes de la comunicación: los canales y el consumidor. Por un lado, el mundo online sigue facilitando la creación de nuevos medios donde publicar información. Por el otro, el usuario tiene acceso a más información, datos y opiniones para contrastar los mensajes corporativos que antes se creía sin dudar. Un dato que lo corrobora es que youtubers e instagramers tienen tanta influencia en algunos públicos como la televisión cuando era la única pantalla.

Sí que hay cambios pero en Comunica estamos acostumbrados a ellos y los vemos como una oportunidad para seguir adaptándonos a lo que nuestros clientes esperan de una agencia de marketing relacional. Porque evolucionamos, pero para mejorar.

Compartir
ANTERIOR